NAVIDAD, ¿ PACTAMOS TREGUAS ?

images-3
Navidad, dulce Navidad. Sí, ya estamos llegando. Por si no se han enterado, ya están las luces luciendo en las ciudades de nuestro país. Huele a lotería y a grandes gastos, en esta sociedad de consumo, en que, a veces, confundimos mucho gasto con ser felices.
Recuerdo, de mi niñez, platos baratos preparados con cariño y eficacia por mi madre. Castañas cocinas con anís. No el licor, sino la planta. O esas fabulosas naranjas de primera calidad, con aceite de oliva y azúcar. Y, cómo no, ese calor de una familia numerosa, de siete miembros, al calor de una pequeña cocina de carbón y leña. Y luego una brisca, creo recordar.
Sin embargo, desde el año 1.981, en que se promulgó una ley de divorcio, ya hay hijos de padres separados/divorciados que son padres separados/divorciados, y, por tanto, sus hijos son hijos de padres separados/divorciados.
Hacía meses que no estaba en un juicio, pero hoy he vuelto a sentir la tensión que origina esta arma legal penal, para arreglar pequeñas discrepancias a cañonazos, en lugar de sentar a padres y madres para hablar del presente y futuro de sus niños: SU RESPONSABILIDAD.
Y no, no me acostumbro a este camino que considero  equivocado, en que se dan órdenes de protección a mujeres que se acercan a donde viven sus “temidos y terribles”  ex compañeros, o a sus lugares de trabajo.  Y no las pasa nada, señores. No, me parece que se abusa de esa sinrazón en que una denuncia de mujer la convierte en “víctima”, y eso se contempla en alguna ley.
Y sí, creo comprender la impotencia de muchos hombres y padres en que el actual régimen legal nos convierte en víctimas de esas presuntas víctimas.
Y sí, he sentido tensión, mucha tensión en los juzgados. Pero, ¿ y eso es bueno ?. ¿ Para quién ?. ¿ Por qué y para qué ?. Y en medio un preciosa niña de casi dos añazos de vida. ¿ Qué futuro quieren para ella nuestros políticos ?.
Pero bueno, ya es Navidad, sufridos lectores.
En las familias digamos normales, en que no hay quizá divorcios, tampoco puede que haya toda la felicidad que es de esperar. Reuniones familiares con exceso de alcohol, calor y mucha comida. Suegras, nueras y cuñadas. Suerte.
Por otro lado, padres y madres separados/divorciados.  Que no, que la Navidad la pasan los niños con mi familia. Según la sentencia este año elijo yo, y me pido NAVIDAD y REYES.
Para los que se sientan cristianos, ¿ para esto vino un niño a Belén ?.
images-5
Como se dice popularmente, se pueden armar muchos “belenes” con estas fiestas.
Quizá proceda que hagamos todos un receso, ya que queda poco para terminar este año de 2.016. El mundo no lo vamos a arreglar en estos días en que el alcohol, quizá la nostalgia, la hora del balance de un año, quizá no tan bueno como hubiéramos querido, nos pueden hacer pensar. O, mejor aún, no hacemos ni balance ni nada. ¿ Para qué ?.
En estas fechas en que queremos confundir gastos con felicidad, bueno sería que, entre todos, tengamos la fiesta en paz.
Si en este fin de año loco queremos dar un sentido a la Navidad, seamos o no cristianos, sí que debiéramos pensar en no pensar mal del prójimo o prójima a el cual o a la cual podamos atribuir gran parte de nuestros problemas. ¿ Alguien pensará que hay mentes y poderes muy fuertes que quieren que creamos que el mayor problema del mundo mundial son las difíciles, complejas y a veces tensas relaciones hombre/mujer, entre padres y madres ?. Pues sí, no es que haya una guerra, la crean. ¿ Dónde está el problema ?. Tú por allá y yo más allá.
No, que sí, que quieren que olvidemos los problemas de deuda pública, guerras en que nos meten, carestía de la vida, problemas de precariedad laboral, sueldos bajos, paro, quizá pobreza.
Venga, ¿ por qué no dejamos en el armario los pensamientos negativos hacia el papá o mamá de nuestros hijos, nos relajamos e intentamos tener una alegría sana ?.
En tiempos pasados había momentos en que se detenían guerras, por un momento, en ciertas fechas. Todavía recuerdo la historia que pasó en la primera NAVIDAD de la Primera Guerra Mundial. Salieron de las trincheras soldados que se habían estado disparando y confraternizaron. Vinieron los jefes y se opusieron a esa paz entre pobres soldados que no sabían por qué mataban o por qué iban a morir. Lo vuestro es mataros, muchachos.
Olvidemos, por unos días, esta cruel política de provocar guerras entre hombres y mujeres, y, si alguien quiere a los niños, HAYA PAZ.
A todos los que habéis tenido la valentía de leer las pequeñas reflexiones que, de vez en cuando,  he ido manifestando a lo largo del año: FELIZ NAVIDAD y un muy buen año 2.017.
Y no dudéis en criticar mis reflexiones. Sé que me equivoco mucho. Soy consciente de que he podido hacerlo mejor. Y si a alguno le han ayudado mis reflexiones, me alegro.
A lo dicho: FELICES FIESTAS, EN PAZ.
Jesús AYALA CARCEDO, de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.
P. D.- Aprendamos del gran drama de Siria. ¿ Qué se ha ganado empezando esa guerra ?. Muchos muertos y un país destruido. Pobre gente, hombres, mujeres y niños. Jóvenes y mayores. TODOS.
Desde Burgos, tierra de El Cid, con bonita catedral y muy buena morcilla, a quince de diciembre de dos mil dieciséis.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s