UNA SEPARACIÓN Y TRES ASESINATOS EN GALICIA

descarga.jpg

Como no puede ser de otra manera, hemos quedado horrorizados por la brutal y cruel muerte de tres mujeres de una misma familia, este dieciséis de septiembre de 2.019, en la población gallega de Valga. Mujeres jóvenes que merecieron mejor suerte y más larga vida.

Como en alguna vez precedente, desde estas modestas reflexiones, animamos, una vez más, a buscar datos y presuntos motivos de esta tragedia, que ahora todos lamentamos.

Un hombre mata a su exmujer, su exsuegra y su excuñada en Pontevedra, la víctima ha sido sorprendida por su exmarido, del que se encontraba en trámites de separación

Como hemos insistido más de una vez, el Código Penal no ha sido obstáculo para evitar estas tres muertes, madre y dos hijas: abuela, ex pareja y cuñada.

Sin embargo, pasados los momentos de dolor y de rabia, la sociedad debe dejar de lado las consignas mundialistas, dejar de acusar a todos los hombres de este país y del mundo entero, y poner los puntos sobre las íes.

Por la verdad, ha sido un hombre el que ha cometido este hecho reprobable, cruel, insensato, innecesario, y trágico.           No lo veintitantos millones de varones del nuestro país, España.

Por lo poco que hemos leído, ha habido una separación. Posiblemente, han intervenido abogados, procuradores, juez y fiscal. ¿De qué hablaron, qué pidieron, cómo lo pidieron y qué dieron o concedieron?.

¿Qué provocó la rabia, la ira, el presunto odio, la cruel decisión, premeditada o no?. ¿Por qué tres mujeres y no sólo una?.

Insistimos, el Código Penal no fue freno, para estas muertes insensatas.

Captura

Ingresa en prisión la mujer detenida por el homicidio de su marido en Zamora

No ya las famosas denuncias, arma infalible de nuestros políticos de todo sexo, tendencias y pretensiones, pudieron evitar, o no, este drama, sino una decisión respetable, de uno o los dos, y la manera de llevar el tema.

Con seriedad, con luz y taquígrafos, debemos reconocer, que no impusimos a esa pareja tiempo mínimo de convivencia. Convivencia que no impusimos. Hijos nacidos en libertad, suponemos. Seamos claros, ningún divorcio se decreta por maltratos en España.

Y sí procede pensar si esto se pudo evitar, por ejemplo, con una MEDIACIÓN FAMILIAR OBLIGATORIA.

Si se pudo evitar con leyes, como la del País Vasco, donde el uso de la vivienda familiar  es por tiempo limitado, e, incluso, el que se queda, debe compensar al otro, en el caso de que sea propietario, en todo o en parte.

Se nos quedan cortos los minutos de silencio, que, generalmente, sólo se hacen cuando mueren mujeres. Hace poco una mujer mató a un hombre, en Zamora. ¿Hubo minuto de silencio?.

Dos niños y otros familiares merecen saber si hubo otros medios que, quizá, pudieron evitar este drama, que condenamos; como esperamos se haga en el oportuno juicio con todas las garantías. Asesinato, homicidio, crimen, o lo que sea….que lo juzguen los que corresponda.

Pero siempre nos quedará la duda de si con otras leyes, como pudiera ser sobre el uso de la vivienda familiar, o la mediación, para intentar evitar pleitos, hubieran evitado este muy fatal desenlace.

¿Se echará tierra al asunto, para ver qué es lo que lo provocó, o sólo nos dirán: OTRO CRIMEN MACHISTA?. Y exigir más dinero para campañas y ocultar posibles situaciones sociales, en que hay paro y pobreza, aunque éste no será el caso.

images

Jesús Ayala Carcedo, delegado de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.

CUSTODIA COMPARTIDA GAY

logotipo-ccgx.png
Días pasados ha dado un nuevo paso la iniciativa legislativa popular presentada en Galicia, a favor de la custodia compartida.
No cabe duda de que es un pequeño logro de los promotores de la iniciativa, a la que se han sumado algunos partidos políticos, otros no la apoyan. Quedan dudas de si esa comunidad autónoma tiene competencias o no para legislarlo, o si en algunos aspectos hay unanimidad entre los grupos que la apoyan, y si será posible en esta legislatura sacarla adelante.
Pero lo que se quiere destacar en estas reflexiones es que hay que considerar que no todas las parejas están compuestas por hombre y mujer, y los hijos son comunes. Y es ahí dónde está la diferencia. No es un presunto conflicto entre progenitores, cuando esas parejas están formadas por personas del mismo sexo, en que uno de los dos puede ser progenitor, pero no el otro, sino entre dos personas que consideran a los hijos que cuidan como propios, independientemente de quien pudiera ser el progenitor, e incluso los hijos pudieran tener otros orígenes.
hijo_gay.jpg
Por lo tanto, aquí se rompe el esquema entre hombre y mujer en que se pudiera discutir del cuidado de los hijos comunes, y, como señalan algunos, por costumbre es la mujer la que tiene casi todas las cartas para tener preferencia en el cuidado de los hijos. Ya no se puede hablar de que el hombre utiliza la costumbre, la fuerza y herencia machista para dominar al que algunos consideran el sexo débil. Y que la mujer, la madre, está más capacitada, por ser su presunta dedicación más importante en esos menesteres.
Todos recordamos la importancia y potencia de fiestas Gay, lesbis, etc. (LGTBI),en Madrid o Benidorm. Ese colectivo que, por su poderío está influyendo en todos los medios sociales, va a ser un factor en el futuro que va a influenciar las políticas de cuidado de los hijos en separaciones y divorcios. Y quede en un segundo plano el presunto conflicto entre hombres y mujeres, y lo pudiera dejar en una discusión entre dos personas, sin dar demasiada importancia a su sexo.
640x640xplaymobil.jpg.pagespeed.ic_.hORPgXExV3.jpg
Como prueba de la importancia que ha cogido este colectivo, en la prensa de Burgos, el 20 de octubre de 2.017, aparece la noticia de que se van a dedicar seis policías locales y dos jefes a proteger a minorías: extranjeros, gays y lesbianas o discapacitados.
El futuro nos dirá cómo va a ir esto. Otros aspectos que se debieran tratar en estos temas legislativos son el domicilio familiar y la mediación familiar.
A los padres se nos ninguneado por nuestro sexo, y las leyes que hay sobre presunta violencia de género, pero ese colectivo, el LGBTI, puede cambiar las normas de juego. Al tiempo.
Jesús AYALA CARCEDO, delegado de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.
14947510_1678945269082677_75331381387611759_n