LA NOCHE DE LOS GENERALES Y EL MINISTERIO DE IGUALDAD

Con la que está cayendo….Verán Uds., me estaba recordando (o acordando, lo dejo a su gusto) que el pasado fin de semana se cayeron dos aviones y se murieron todos. Perdonen la broma, unas quinientas y pico persona murieron por el Coronavirus. Y les transmito una reflexión que atribuyen a Stalin:

“La muerte de un hombre es una tragedia. La muerte de millones es una estadística.”

Y poca importancia tiene el pico. Qué más da veinte que treinta y uno”.

Sin embargo, al tiempo que veíamos, quizá impasiblemente y con resignación, la noticia, también nos informaban de la muerte de una mujer, en Lloret de Mar, supuestamente a manos de su pareja. Y por la prensa, escueta ella, en los primeros tiempos, se hablaba del suceso, no de la nacionalidad de los protagonistas de tan dramático suceso. Al día siguiente, le pido a Google aclaraciones. Pareja belga, ya saben, de Bélgica, aunque parece que pasaban tiempo en España.

Y no, no nos enteraremos nunca de cuántos de los muertos de esos dos aviones imaginarios eran de Murcia, Burgos o Albacete. O si estaban casados, divorciados, eran funcionarios o estaban en un Erte.

Y, centrándonos en el título de estas reflexiones: LA NOCHE DE LOS GENERALES, película vieja, que, fíjense, hasta se ha muerto el protagonista malo de la película, pero muerto de verdad. Les cuento, de memoria, un poco, de qué va esa película. En plena Segunda Guerra Mundial, en París bajo la bota del poderío nazi, una mujer es asesinada, y un policía francés investiga el hecho. No sé si mueren más mujeres asesinadas en situaciones similares, y en distintos sitios, pero, al final, el modesto y eficaz policía francés, finalizada la guerra, descubre que era un poderoso y mortífero general el causante de esas gotillas de rocío en el tormentón asesino de esa desgraciada guerra.

Bien, nunca sabremos, el origen, edad, familia, trabajo de los muertos de esos dos aviones imaginarios de un fin de semana trágico en nuestro país. Tampoco si dejan los difuntos huérfanos, viudas o amigas desconsoladas. Por no ofender a nadie, huérfanas, viudos o amigos desconsolados….

Pero de la difunta de Lloret de Mar, por fin, sabemos edad, situación de familia, hijos, lugar de residencia.

Como en la vida, hay muertos de primera y de otras categorías.

Y sí, hay distintas listas de muertos. Algunos, como en las guerras, esos inmensos cementerios de soldados muertos, con una cruz, que hoy no la tendrían garantizada en España, y la lista, creo, del Ministerio de Igualdad, en que se lleva un escrupuloso censo de mujeres muertas en España, por lo que llaman, lo dejamos a su gusto, violencia doméstica, de género, familiar, etc.

Por supuesto, de hombres muertos en circunstancias parecidas, ni rastro.

De niños…..no votan.

Perdonen el paralelismo con la película que da título a estas reflexiones. Un modesto y eficaz policía francés persiguió a un poderoso general nazi, pero no por los muertos que pudo causar contra la población civil. En la película aparece dando órdenes de destruir Varsovia.

Al final, Stalin tenía razón, y para esos pequeños dramas, aquí hasta tenemos un ministerio.

Y no es por querer crear confusión, pero si esa mujer, de origen belga, como su pareja o cónyuge, murió en Lloret de Mar, es decir, en Cataluña, en qué archivos se la debe incluir:

-En los de Cataluña.

-España.

-Bélgica.

-Los de la ONU.

En sólo uno, en varios……. Pero, si no se ponen de acuerdo, que lo decida un juez.

Perdonen, sin ánimo de ofender.

Jesús Ayala Carcedo, delegado de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.