Archivo de la etiqueta: navidad

NAVIDAD: DIALOGAR, DISCUTIR, NEGOCIAR

descarga-1-1.jpg
Les podrá parecer raro, pero, cuando uno echa la vista atrás, y recuerda que ha conocido, día a día, muchos calendarios, muchos cumpleaños, muchas Navidades y Años Nuevos, llega a la conclusión de que no siempre uno ha pensado lo mismo. Hubo un tiempo en que uno creía que la verdad era una, grande y libre.
Se suele decir que, en todas las parejas, o matrimonios, se discute, y que es lo normal.
Sin embargo, sin consultar, ni el diccionario de la Real Academia Española, o el diccionario Vox, por ejemplo, sabiendo que más de uno dirá que estoy metiendo la pata, voy a intentar transmitirles mis impresiones personales sobre estos tres conceptos, que, por supuesto, no tienen Uds. que compartir.
images
DIALOGAR.- Tranquilidad, paz, escuchar, hablar, escuchar, hablar….Respeto, tú aportas, yo aporto. Pensamos distinto, lo reconocemos, aceptamos.. Café, cerveza, vino compartido, en una terraza, un día de sol.
DISCUTIR.- Dos perros frente a frente, enseñando los dientes. Y tengo la razón y tú la tienes que aceptar. Y si levantamos la voz, pues mejor aún.
NEGOCIAR.- Qué ofreces y qué me pides. Cambio caballo por vaca. ¿Es bueno el cambio ?.
Éste es un mundo no perfecto, pero en las relaciones de pareja y entre padres, debiera reinar la bondad, y no la maldad en que, en libertad y sin temor, se debe poder dialogar lo que en común nos afecte, como pareja o como padres.
Y si a esto añaden generosidad, pues mejor que mejor, pensando que la igualdad es un concepto imaginario, que puede separar a personas desiguales.
Por no darles más la chapa, háganse Uds. la siguiente pregunta, como pareja, como padres, dialogan, discuten o negocian.
Pero no se preocupen, si no se ponen de acuerdo, siempre les quedará, aparte de París, los abogados y los pleitos.
navidad_separados.jpg
Jesús Ayala Carcedo, delegado de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.
Anuncios

CUENTO DE NAVIDAD: A LOLA LA TOCA EL GORDO

images (2)
Sí, ya lo sabemos todos, mejor el Gordo, que un buen regalo de Papá Noel, o de los Reyes Magos, o de alguno más. Claro, ya saben Uds., el Gordo de Navidad, sorteo del cual pocos nos libramos de jugar.
Pues bien, ahí tenemos a Lola en el comienzo de un proceso de, ¿adivinan Uds.?, de divorcio. Ya la concedieron abogado de justicia gratuita, y, un jueves y veinte de diciembre, su abogado ha presentado la demanda en el Juzgado de Familia.
Tardarán varios días en admitir la demanda. Lo normal. Matrimonio empezado con ilusión, que algunas temporadas de paro de Manolo, deudas en todas las tarjetas: Corte Inglés, Carrefour, Día, Alcampo, algún préstamo de esos que llamas por teléfono y te dan algo de oxígeno para ir tirando, han terminado con todo. Ah, se nos olvidaba, vivienda de alquiler social, del cual llevan varios meses sin atender. La luz, más o menos bien.
La ilusión, y ese presunto amor, saltaron por los aires. No, no es que sea malo Manolo, pero para eso…mejor no seguir.
Sábado veintidós de diciembre. Por la mañana, sola en casa, en la cocina, la televisión puesta. Se oyen los gritos de los niños esos que cantan el sorteo de Navidad. No ha dormido bien. Ha tenido sueños raros. Mientras toma un café, pensativa, oye y oye a los niños, y su número de lotería, el que, en secreto, compró en la Plaza Mayor, no sale.
images (1)
Pasan por su mente los últimos años de carencias y estrecheces con Manolo. No, no tiene que aguantar más la mala suerte de Manolo, y la de ella. Hace años perdió su trabajo en la frutería, y aparte de alguna limpieza de algún portal y cuidar a algún anciano a punto de palmar, nada de nada. Su edad, sus estudios, la enfermedad de su madre y alguna cosilla más, la han dejado apartada de una buena salida laboral.
Y en esto, cantan y cantan un número. Despierta de sus pensamientos. No se lo cree. Es el mío, grita, sin poder contener su emoción. Me ha tocao. Tengo el Gordo.
Bebe un gran trago de agua. Se pasa agua fría por la cara, una y otra vez. No es posible. Es un milagro. Tarda minutos en darse cuenta de que su alegría puede que no sea total. El dinerito del décimo es dinero de Manolo y de ella. Buff. ¿Qué hago?. ¿Es de los dos?. ¿Se lo digo al abogado?.
¿Le pongo la denuncia a Manolo que me han recomendado en cierta asociación?. ¿Paralizo los papeles ante la concejalía de la Mujer, para que me den alguna ayuda, diciendo que Manolo no es lo que parece, sea cierto o no?. Pero, divorciarme me divorcio, lo saben hasta los ratones colorados.
Como Uds. comprenderán esto es un cuento, de Navidad, que en más de un caso suele ser cierto.   
descarga (1)
                                                                                                                   
Uds. pedirán que les contemos un final feliz, pero no, les dejamos a su conciencia, y buen saber, dar el fin que crean conveniente. ¿Bienes gananciales?.  Sí, pero……. ¿No se lo digo al abogado, que me pasaría una buena minuta?. ¿Recibiría Manolo la mitad?. ¿Se lo digo?. Sí, no.
Colorín, colorado, con lo que Uds. escriban, esto está acabado. FIN.
Jesús Ayala Carcedo, Jesús Ayala Carcedo, de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.

NAVIDAD, ¿ PACTAMOS TREGUAS ?

images-3
Navidad, dulce Navidad. Sí, ya estamos llegando. Por si no se han enterado, ya están las luces luciendo en las ciudades de nuestro país. Huele a lotería y a grandes gastos, en esta sociedad de consumo, en que, a veces, confundimos mucho gasto con ser felices.
Recuerdo, de mi niñez, platos baratos preparados con cariño y eficacia por mi madre. Castañas cocinas con anís. No el licor, sino la planta. O esas fabulosas naranjas de primera calidad, con aceite de oliva y azúcar. Y, cómo no, ese calor de una familia numerosa, de siete miembros, al calor de una pequeña cocina de carbón y leña. Y luego una brisca, creo recordar.
Sin embargo, desde el año 1.981, en que se promulgó una ley de divorcio, ya hay hijos de padres separados/divorciados que son padres separados/divorciados, y, por tanto, sus hijos son hijos de padres separados/divorciados.
Hacía meses que no estaba en un juicio, pero hoy he vuelto a sentir la tensión que origina esta arma legal penal, para arreglar pequeñas discrepancias a cañonazos, en lugar de sentar a padres y madres para hablar del presente y futuro de sus niños: SU RESPONSABILIDAD.
Y no, no me acostumbro a este camino que considero  equivocado, en que se dan órdenes de protección a mujeres que se acercan a donde viven sus “temidos y terribles”  ex compañeros, o a sus lugares de trabajo.  Y no las pasa nada, señores. No, me parece que se abusa de esa sinrazón en que una denuncia de mujer la convierte en “víctima”, y eso se contempla en alguna ley.
Y sí, creo comprender la impotencia de muchos hombres y padres en que el actual régimen legal nos convierte en víctimas de esas presuntas víctimas.
Y sí, he sentido tensión, mucha tensión en los juzgados. Pero, ¿ y eso es bueno ?. ¿ Para quién ?. ¿ Por qué y para qué ?. Y en medio un preciosa niña de casi dos añazos de vida. ¿ Qué futuro quieren para ella nuestros políticos ?.
Pero bueno, ya es Navidad, sufridos lectores.
En las familias digamos normales, en que no hay quizá divorcios, tampoco puede que haya toda la felicidad que es de esperar. Reuniones familiares con exceso de alcohol, calor y mucha comida. Suegras, nueras y cuñadas. Suerte.
Por otro lado, padres y madres separados/divorciados.  Que no, que la Navidad la pasan los niños con mi familia. Según la sentencia este año elijo yo, y me pido NAVIDAD y REYES.
Para los que se sientan cristianos, ¿ para esto vino un niño a Belén ?.
images-5
Como se dice popularmente, se pueden armar muchos “belenes” con estas fiestas.
Quizá proceda que hagamos todos un receso, ya que queda poco para terminar este año de 2.016. El mundo no lo vamos a arreglar en estos días en que el alcohol, quizá la nostalgia, la hora del balance de un año, quizá no tan bueno como hubiéramos querido, nos pueden hacer pensar. O, mejor aún, no hacemos ni balance ni nada. ¿ Para qué ?.
En estas fechas en que queremos confundir gastos con felicidad, bueno sería que, entre todos, tengamos la fiesta en paz.
Si en este fin de año loco queremos dar un sentido a la Navidad, seamos o no cristianos, sí que debiéramos pensar en no pensar mal del prójimo o prójima a el cual o a la cual podamos atribuir gran parte de nuestros problemas. ¿ Alguien pensará que hay mentes y poderes muy fuertes que quieren que creamos que el mayor problema del mundo mundial son las difíciles, complejas y a veces tensas relaciones hombre/mujer, entre padres y madres ?. Pues sí, no es que haya una guerra, la crean. ¿ Dónde está el problema ?. Tú por allá y yo más allá.
No, que sí, que quieren que olvidemos los problemas de deuda pública, guerras en que nos meten, carestía de la vida, problemas de precariedad laboral, sueldos bajos, paro, quizá pobreza.
Venga, ¿ por qué no dejamos en el armario los pensamientos negativos hacia el papá o mamá de nuestros hijos, nos relajamos e intentamos tener una alegría sana ?.
En tiempos pasados había momentos en que se detenían guerras, por un momento, en ciertas fechas. Todavía recuerdo la historia que pasó en la primera NAVIDAD de la Primera Guerra Mundial. Salieron de las trincheras soldados que se habían estado disparando y confraternizaron. Vinieron los jefes y se opusieron a esa paz entre pobres soldados que no sabían por qué mataban o por qué iban a morir. Lo vuestro es mataros, muchachos.
Olvidemos, por unos días, esta cruel política de provocar guerras entre hombres y mujeres, y, si alguien quiere a los niños, HAYA PAZ.
A todos los que habéis tenido la valentía de leer las pequeñas reflexiones que, de vez en cuando,  he ido manifestando a lo largo del año: FELIZ NAVIDAD y un muy buen año 2.017.
Y no dudéis en criticar mis reflexiones. Sé que me equivoco mucho. Soy consciente de que he podido hacerlo mejor. Y si a alguno le han ayudado mis reflexiones, me alegro.
A lo dicho: FELICES FIESTAS, EN PAZ.
Jesús AYALA CARCEDO, de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.
P. D.- Aprendamos del gran drama de Siria. ¿ Qué se ha ganado empezando esa guerra ?. Muchos muertos y un país destruido. Pobre gente, hombres, mujeres y niños. Jóvenes y mayores. TODOS.
Desde Burgos, tierra de El Cid, con bonita catedral y muy buena morcilla, a quince de diciembre de dos mil dieciséis.