EN BURGOS, LAS HIJAS, A LAS DIEZ, EN CASA

Cuando estoy escribiendo esto, en Burgos, por fin salimos casi todos los días por televisión, por el Covid ése, no sólo las hijas, sino todo el mundo, a las diez en casa.

Y lo digo esto porque, muchos padres separados/divorciados, cuando tienen a sus hijos en los periodos de estancia tienen muchos problemas para imponer normas, y sobre todo horarios. Y más de uno, ha tenido muy serios problemas con los hijos.

Se han cargado a los padres, y poco podemos hacer respecto a su educación, si no hay colaboración entre ambos padres. Más de uno dirá que eso es muy negativo, pero cuando las separaciones/divorcios no se han hecho en el respeto y el diálogo, la PATRIA POTESTAD es un título para colgar enmarcado en la pared, pero no para ejercerla.

Pero vamos a la principal reflexión, cómo se controla a las masas.

A Uds., queridos padres, y a mí, que nos dan el título de ciudadanos, en los procedimientos de familia, nos despluman, empezando por la honra. Lo permiten nuestras leyes. Pero, ojo, bien comprendidas y aplicadas no pasaría eso.

Y de la misma manera, con razón, o no con toda, nos han impuesto un bozal, perdón, mascarilla, horarios y cierres y ruinas de negocios.

Desde hace años, con poderes mundiales y fondos, vienen imponiendo teorías de género, basadas en una historia, que eso, es historia. La mujer en otros países. Eso, en otras partes. Educación, que no hemos impuesto los padres, sino los políticos.

Y los teóricos, eso, lanzando teorías. Hace poco, al ver los expertos de un título de esos de género, ninguno con el título de derecho. Y se dice eso porque en las leyes, en este país, el suyo y el nuestro, no hay ninguna ley que imponga obligación alguna no querida a mujer u hombre, en relación a otra persona que todos suponemos y pensamos, a la cual se unió libre y voluntariamente. Y por supuesto, convivencia.

Lo que hay, y más de una vez lo hemos afirmado, son gravísimos problemas sociales que no saben o pueden solucionar los políticos, y, como antiguamente, hay que buscar un culpable. En este caso, en este país, en España: EL HOMBRE.

Hay cientos de miles de mujeres que no tienen una situación social que las permita vivir independientemente de su pareja, y sólo se las ayuda si hablan mal de esa pareja que eligieron libremente. Vamos, violencia en estado puro.

Menos teorías, y más ley, y entonces podremos educar a nuestros hijos.

Perdonen, y sí, he leído el BOE, que lo afirma, confirma y permite.

Nos han informado que todo eso, que viene en el Boletín Oficial del Estado, que legisla lo que digo, no tienen obligación de publicarlo ni el Ministerio de Igualdad, ni las Consejerías de Familia, ni las Concejalías de la Mujer, que hay a lo largo y ancho de España.

Y si alguien dice lo contrario, que lo manifieste y diga dónde viene. ¿Años del maltrato?. Por favor, lean el Boletín Oficial del Estado.

Jesús Ayala Carcedo, delegado de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.